Evaluando la Calidad del Software

Al realizar la evaluación de la calidad de un producto de software, se toman como pilares la calidad tanto interna como externa. Al hablar de la calidad interna, se refiere a las características necesarias, y no perceptibles a primera vista, que debe tener el software para su desarrollo, mientras que la calidad externa está relacionada con su desempeño y su viabilidad final con relación al usuario.

Todos estos conceptos, parecen ser subjetivos y depender de aquel que lo evalúa, sin embargo, si se cuenta con la metodología correcta, se logran resultados objetivos derivados de la observación, el análisis y la comparación en cada uno de los pasos.

Realizar la evaluación de la calidad de software tiene múltiples beneficios, entre ellos, que se reduzcan costos, ya que se procura la detección y eliminación de errores durante el proceso, además de considerar los riesgos que existen durante el desarrollo del proyecto de software, aumentar la calidad en los resultados y así propiciar una experiencia más positiva y efectiva por parte del cliente.

Una metodología utilizada para la medición de la calidad de proyectos de software es a través de “lógica difusa”, misma que puede utilizarse en otros ámbitos por la experiencia del manejo de variables de manera cuantitativa y demostrable.

Esta llamada ‘lógica difusa’, se realiza de forma matemática y permite encontrar puntos concretos que eliminan la posibilidad de error a través de la lógica humana, ya que focaliza puntos de unión y convergencia entre los procesos de medición de la calidad interna y externa, asegurando así un mejor panorama sobre el producto final que se está desarrollando. Este método toma en cuenta los riesgos al presentar datos meramente empíricos, por lo que, los analiza y los representa de forma cuantitativa.

Cada vez es más importante una evaluación profesional de la calidad de manera periódica y permanente, lo cual, colabora a que los proyectos de software suban en calidad y por tanto aumente el valor de la empresa gracias a su eficiencia y a resultados óptimos.

No obstante, aún no existe la medición de la calidad de un producto de software en todos sus procesos, ya que se recurre a lo empírico de productos o a la experiencia en proyectos anteriores, teniendo como riesgo duplicar errores o bien, engrandecerlos, por lo cual, se recomienda contratar a un experto que analice de manera especializada y con un seguimiento más cercano el producto de software, con la finalidad de tener mejores resultados, entre ellos, la evolución, innovación y mejora de los procesos.

Como conclusión, se recomienda revisar todas las posibilidades que posee un servicio especializado como el que ofrece Spingere, ya que cuenta con un equipo ideal para la detección de variables que impiden un correcto funcionamiento del proyecto de software de forma cuantitativa, lo cual no sólo funciona para un proyecto, sino que los datos obtenidos son óptimos para utilizar en el desarrollo de futuros proyectos de software.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *